lunes, 18 de mayo de 2009

El hombre, la escritura y la máquina


Aquí pueden verme, con cara de niño aplicado sobre su cuadernillo Rubio, porque así era como me sentía manejando la tableta gráfica de la Máquina Hammelín, una iniciativa encuadrada dentro del festival Muchomasmayo de Cartagena. Como aprender a escribir de nuevo. Una experiencia alucinante. Cartagena estaba preciosa, con cientos de personas agolpándose a la puerta de los museos. Y por si fuera poco con la Máquina Hammelín, la máquina duchampiana de Cabo san Roque, en la explanada del museo de Arqueología Marina. Todo un descubrimiento. Yo olvidé mi cámara, pero Jose Daniel Espejo, otro de los hammelines (junto a Cristina Morano y Diego Sánchez Aguilar), me ha proporcionado las siguientes imágenes:




1 comentario:

luna dijo...

fabuloso

el neon de nunca