miércoles, 24 de junio de 2009

Bye, bye, kodachrome



La compañía Kodak acaba de anunciar que dejará de fabricar su famoso carrete de color, el kodachrome, debido al escaso número de ventas. Escuché la noticia esta mañana y no pude evitar que un cierto aire de nostalgia acabase empapando la madalena del desayuno. El kodachrome se convertirá sin duda en una pieza más de museo pero, antes de que esto ocurra, prometo acudir a una tienda de fotografía para hacerme con un último carrete. Es inevitable pensar en lá última fotografía que alguien haga usando uno de esos kodachrome, algo así como el último ejemplar de una especie antes de su definitiva extinción. ¿Quién la hará? ¿Cuál será el motivo? Sin duda esa última fotografía debería ser precisamente la de un kodachrome. Prometo, ya he dicho, hacerme con uno de ellos para colocarlo en mi particular tokoma. De vez en cuando lo tomaré entre mis manos como a una vértebra de tiranosaurio, encenderé junto a él una varilla de incienso, como haría con la imagen de un dios -otro más- extinto, de un abismado buda de lo analógico.

2 comentarios:

luna dijo...

es una pena, aqui en almeria tengo todas mis camaras analogicas y son preciosas


tengo ganas de hablar con vos, cheri!

Hache dijo...

Sí, la tecnología es cojonuda para algunas cosas pero estamos cargándonos otras que no sé si echaremos de menos en exceso en un par de telediarios...