jueves, 9 de julio de 2009

Reliquias y telediarios

Siempre me interesó la reconversión o metamorfosis de estructuras simbólicas y antropológicas del pasado, que casi todos piensan desaparecidas para siempre, y que sin embargo perviven camufladas en nuestra contemporaneidad. Pienso en las reliquias de los santos, en los trozos de madera de la cruz donde murió Jesucristo. Si juntáramos los supuestos fragmentos conservados de la cruz, probablemente pudiésemos construir con ellos al menos una docena de cruces. Otra vez la ficción como hipertrofia de la realidad. Lo real deja de importar, convertido en una insignificante excusa para que se desarrolle el terreno de lo ficticio. Algo que tiene que ver de alguna manera con la proliferación exponencial de la información a partir de ciertos sucesos y que, según Baudrillard, conduciría a la desaparición de 'lo real'. Volviendo al asunto de las reliquias, yo enfocaría el asunto de una manera distinta a la del sociólogo francés. Creo que dicha proliferación de la información tiene que ver más con dotar de una cierta aura al acontecimiento que con el solapamiento de lo que hay tras él. La distancia temporal y crítica por parte del periodista a la hora de tratar el suceso, tan recomendable la mayoría de las veces, desaparece ante la avalancha informativa en 'tiempo real' posterior al acontecimiento que merece tal tratamiento mediático. Estoy convencido de que persiste una pulsión religiosa -y de alguna manera artística- tras dicho tratamiento. Y esa pulsión se materializaría en un doble sentido. Por un lado, dotando de 'aura' (mediática) a un asunto que puede ser en realidad intrascendente (¿regresará la Pantoja con Julián Muñoz?), por otro, creando la comunidad de los fieles, la ekklesía, los que hablarán y propagarán orbi et orbe la buena o mala nueva. Los rituales periodísticos y religiosos, qué duda cabe, se tocan.

2 comentarios:

luna dijo...

en realidad ibrah y yo estudiamos para curas


http://www.publico.es/culturas/237762/hilton/brothers/dinamitan/cinismo/pop

periferia uber alles dijo...

BENDITO EL BLOGUERO QUE DEJA LAS PUERTAS ABIERTAS PARA OPINAR Y NO PONE FILTROS (PREVIOS).
yo te saludo